la afición si que apuesta por el DeportivoUn artículo de opinión es un género periodístico que se caracteriza por la exposición y argumentación del pensamiento de un personaje acerca de un tema. Todo lo que os cuento a continuación es puro sentimiento.

Por muy duro que sea, parece que la lluvia no es lo único que atormenta a los coruñeses últimamente. Desde hace meses se venía hablando de la mala situación económica y deportiva que estaba sufriendo el Deportivo de La Coruña pero, llegados a este punto, las cosas parecen haberse agravado más de lo previsto. Si en el mes de noviembre hablábamos de decepción y de necesidad de cambios, ahora hablamos de desesperación y pesimismo. Las idas y venidas del cuerpo técnico, los desacuerdos en el vestuario y una clara ruptura entre la afición y el equipo son las principales causas del momento crítico que atraviesa el club presidido por Lendoiro.

Ahora más que nunca hay que apostar por el Deportivo

Es cierto que a medida que iban pasando las jornadas el ánimo de los deportivistas iba menguando, pero nunca hasta llegar a este punto. El pasado sábado, el Deportivo tuvo que verse las caras con los de Lucas Alcaraz en un partido a muerte por la consecución de tres puntos vitales. Eso al menos era lo que los aficionados esperaban, lo que se vio en el campo fue algo muy distinto. Un 0-3 en el marcador y un Granada que se aleja de puestos de descenso ante la mirada cabizbaja de un Deportivo dócil.

Ante esta situación, las cerca de 25.000 personas que se reunieron en Riazor expresaron su desesperación. La pañolada al final del encuentro y los gritos contra la directiva fueron los grandes protagonistas de la noche. Nunca se había vivido nada así en toda la historia. “Lendoiro dimisión”, “jugadores mercenarios” y “menos portugueses y más coruñeses” fueron algunos de los cánticos más suaves que muchos de los aficionados dedicaron al equipo. Es evidente que nos encontramos en un momento muy delicado, el equipo se hunde y la falta de fe invade los corazones deportivistas, pero no podemos dejarnos llevar por eso.

La afición es la clave

Desde el descenso de 2010, la afición ha llevado al equipo en volandas y se ha postulado como una de las mejores de España animando a su equipo en las buenas y en las malas y siguiéndolo en ambas divisiones. Me llena de orgullo el pertenecer a uno de los clubes más grandes ya no de la Liga española, sino de Europa. Un equipo que ha hecho temblar al mismísimo Bayern de Múnich, Manchester United, Arsenal, PSV, PSG o AC Milan. No podemos permitir que todo eso se vuelva ahora en nuestra contra.

El refranero dice “dime de qué presumes y te diré de qué careces” y eso es lo que la afición debe aplicarse, porque presumir de algo para luego salir en todos los medios de comunicación haciendo exactamente lo contrario no nos vale de nada. Somos todos los que estamos dolidos por ver así al equipo que tanto nos ha dado, pero no podemos desanimarnos cuando nos quedan 15 jornadas de liga por jugar y 45 puntos posibles por conseguir.

¿Que es difícil? Está claro. Es casi imposible que el Deportivo mantenga la categoría en el nivel al que está jugando, pero aún queda tiempo y más de uno se ha salvado en circunstancias parecidas, así que no perdamos la esperanza todavía. Debemos seguir animando y si a pesar de todo eso descendemos, nos quedará el consuelo de la mejor hinchada.

Por otra parte, tenemos el cuerpo técnico. El portugués Domingos Paciencia llegó al Deportivo hace exactamente mes y medio y únicamente consiguió una victoria frente al Málaga. Poco puedo decir de un entrenador que solamente ha permanecido en el club 6 jornadas, pero si por algo me acordaré de él toda la vida será por realizar uno de los peores cambios que he visto en mis 21 años en un campo de fútbol. Minuto 70, pierdes 0-2 en casa y sustituyes a Álex Bergantiños, uno de los mejores jugadores de la plantilla y sin duda, el más querido por la afición, por Juan Dominguez, un jugador de la cantera que lleva casi toda la temporada sentado en el banquillo.

De la forma que sea, Paciencia no consiguió hacerse un hueco en A Coruña y después de cuatro derrotas consecutivas decidió abandonar el barco, no sin antes despedirse con un mensaje aparentemente esperanzador: “Os pido a todos que apoyéis sin desmayo al equipo en lo que queda de Liga. Estoy convencido que la salvación, el objetivo de seguir en Primera aún es posible. Hay voluntad, hay unión y hay capacidad. Mi máximo deseo es que el Dépor siga donde se merece. Forza Dépor. ¡Todos juntos se puede!”.

Para alegría de muchos y consuelo de otros pocos, el encargado de entrenar al Dépor lo que queda de temporada será Fernando Vázquez, un mito del fútbol siempre recordado por las carreras que se echaba a lo largo de la banda durante la celebración de los goles de su equipo. El ex del Celta de Vigo, Compos, Lalín y entrenador junto a Arsenio Iglesias de la selección gallega, llega a A Coruña dispuesto a demostrar el compromiso con el equipo y la afición. Positivamente, hay que decir que es un técnico de la casa que conoce al equipo a la perfección y que siente los colores como uno más pero, por otro lado, hay que ser conscientes de que no dirige un equipo desde la temporada 2007.

Las casas de apuestas no nos dan como favoritos

Si como en mi caso te gusta echar unos euros apostando mientras ves un buen partido de fútbol has de saber que las casas de apuestas en estos últimos tiempos nos están poniendo cuotas de pena para el Deport .Y te preguntarás ¿Y a mi qué? Bueno, eso es lo primero que nos viene a la cabeza a todos cuando nos hablan mal de lo nuestro…restarle importancia. Pero luego si te pones a pensar y analizas que en casas de apuestas como Bet365, Bwin o William Hill te dan pronósticos paupérrimos teniendo en sus filas analistas deportivas muy especializados te das cuenta de que el panorama que nos espera no es nada agradable. Si los que más saben de apuestas deportivas no confían en nosotros no nos queda más remedio que demostrarles de que pasta estamos hechos.

Lo que nos queda

El gallego tiene en su palmarés tantos descensos como nuestro querido Miguel Ángel Lotina (nótese la ironía) pero si algo tenemos claro con su llegada, es que no viene a producir ningún milagro sino a intentar remediar el mal hecho. Para empezar su primera sesión, ha dado una charla de hora y media a todos sus jugadores donde la unión, el compromiso y confianza aparecieron como valores fundamentales y, tras explicar su sistema y estilo de juego, dió paso a su primer entrenamiento a cargo del equipo donde, una vez más, 50 seguidores ofrecieron su apoyo incondicional desde la grada.
Esto, en mi opinión, es lo que debemos demostrar. Compromiso, apoyo y unión con el equipo, una unión que parecía quebrada el pasado fin de semana. Debemos aguantar y, en el mejor de los casos, esperar a que Fernando Vázquez nos ilumine con sus carreras.

Mucho ánimo y, ante todo, Forza Depor.